CATEGORÍAS

Leffe Royale: La más elegante de la familia

UN POCO DE HISTORIA

No hay texto alternativo para esta imagen

Leffe, es sin duda una de las fábricas de cerveza de abadía más conocidas de toda Bélgica. La cervecera se encuentra ubicada en el margen derecho del Mosa, un río que discurre al sur de la pequeña ciudad de Dinant, en la provincia de Namur, la capital de Valonia. La abadía de Leffe tiene su origen en el año 1152 cuando se construye la abadía de Notre Dame en las cercanías de la unión entre el mencionado río Mosa y el Leffe, que a la postre fue el nombre que terminó recibiendo la abadía al comienzo del siglo XIII. Las primeras reseñas históricas en las que aparece alguna mención a la cervecera de la abadía datan de 1240, cuando los monjes elaboraban cerveza tal y como era costumbre en la época, utilizando ingredientes naturales procedentes de la región y siguiendo las instrucciones de una receta transmitida de monje a monje, generación tras generación. La cerveza elaborada en los monasterios de la Edad Media, no sólo eran muy nutritivas y formaban parte de la dieta habitual de la comunidad monástica y los fieles y peregrinos que acudían a las abadías, sino que además era una eficaz medida para mantener a raya las enfermedades derivadas de la insalubridad de las aguas.

No hay texto alternativo para esta imagen

 

No hay texto alternativo para esta imagen

Como sucede con la práctica totalidad de las abadías-cervecerías belgas, la historia de la abadía de Leffe no ha estado exenta de acontecimientos trágicos. A comienzos del siglo XV, por ejemplo fue azotada por la peste, llegando a fallecer el abad y siete monjes más de la abadía a causa de la terrible enfermedad que asoló Europa en aquella época. Años más tarde, en 1460, el abad de la abadía de nuevo falleció por causas no naturales. Murió ahogado a causa una devastadora inundación que afectó al monasterio. Más adelante no fue una enfermedad ni una inundación, la que marcó el destino de la abadía, sino el asedio que sufrió la vecina ciudad de Dinant por el rey Carlos I de Valois, en el que perdieron la vida gran parte de sus habitantes, tras el cual, sus tropas saquearon e incendiaron la abadía. En el siglo XVIII fueron los húsares de Hungría, brutales mercenarios, que no mostraron respeto alguno por el carácter sacro del edificio religioso de la abadía, cuando fueron “hospedados” en el propio monasterio en 1735, llegando a saquear todo lo que encontraron a su paso y destrozar literalmente las reservas de cerveza.

No hay texto alternativo para esta imagen

Posteriormente llegó la Revolución Francesa y las consecuencias para la Iglesia fueron nefastas. El nuevo gobierno rechazó conservar el estatus de privilegio que ostentaba la Iglesia, y expropió el patrimonio que se encontraba en manos de los monasterios y conventos. Así en 1796, la abadía fue declarada patrimonio del estado francés, comenzando una etapa de difícil supervivencia caracterizada por sucesivos cambios de propietario, lo que afectó de forma crítica a la fabricación de cerveza hasta el año 1809, momento en el que se puso fin a la actividad cervecera de la abadía.

No hay texto alternativo para esta imagen

En febrero de 1937, la abadía de Leffe fue declarada edificio de interés histórico, pero ello no evitó que durante la II Guerra Mundial el ejército alemán invasor utilizara el material de metal de la cervecera para fundirlo y fabricar armamento y munición.

No hay texto alternativo para esta imagen

Tras el armisticio, ya en la década de los 50, el abad de la abadía se reunió con un cervecero que operaba en Bruselas, Albert Lootvoet, para reanudar la actividad de la cervecería de la abadía, recuperando la tradición de las cervezas allí elaboradas durante siglos, utilizando las misas recetas. Más adelante la cervecera del Sr. Lootvoet fue adquirida por la gran compañía internacional Interbrew, propietaria entre otras marcas, de Hoegaarden, la célebre cerveza blanca de trigo belga.

No hay texto alternativo para esta imagen

Leffe pertenece al gran grupo cervecero AB Inbev, y aunque ya no se fabrica en la propia abadía, el conocimiento cervecero atesorado por la abadía durante siglos se ha mantenido, plasmándose en cada una de las cervezas que salen de la fábrica. Como homenaje a los siglos de tradición cervecera de la abadía de Leffe, en Dinant se encuentra abierto al público el museo de Leffe.

LEFFE ROYALE Cata:

Graduación: 7,5º

Temperatura de servicio: 10ºC aprox.

Tipo de vaso recomendado: Cáliz de abadía.

Aspecto: De tono ambarino intenso, no presenta sedimento, ni traza de levadura. Genera una abundante capa de espuma blanca, que mengua con rapidez hasta quedarse en un dedo de espesor que sobrevive hasta casi apurar la copa, dejando restos de encaje en la copa.

Aroma: El aroma de carácter dulzón está dominado por una mezcla de notas florales, afrutadas (fruta tropical como piña y banana) y de cereal, con algunas notas más moderadas de levadura, y lúpulo que pone el contrapunto.

Sabor y textura: De cuerpo medio y textura cremosa, que recuerda al sirope por su marcado sabor dulce con el que comienza el trago, es una cerveza que consigue un buen balanceo del gusto. Finaliza con más sequedad que amargor, y un punto especiado, quizás cilantro o tal vez pimienta.

Nota : La Cerveteca de Jab