CATEGORÍAS

La cerveza es el accidente más feliz de la historia

Mujer feliz con copa de cerveza de Casa de la Cerveza

Un nuevo análisis de una antigua cervecería Wari sugiere que la chicha ayudó a mantener el capital social de la civilización durante cientos de años. Las civilizaciones de todo el mundo antiguo usaban bebidas alcohólicas para significar parentesco, hospitalidad y cohesión social. Por ello, los investigadores esperan que sus hallazgos nos recuerden la importancia de reafirmar las instituciones sociales y compartir las prácticas culturales, incluso si se toman otras bebidas que igualmente refrenden el acto de unir personas.

La cerveza es el accidente más feliz de la historia. Aunque el descubrimiento probablemente ocurrió mucho antes, la evidencia más temprana de cerveza se remonta aproximadamente a hace 13.000 años. En esos tiempos, la gente del Creciente Fértil (Nombre dado a los territorios donde se desarrollaron las primeras civilizaciones (Mesopotamia, Asia Menor, Palestina, Egipto) había comenzado a recolectar granos como fuente de alimento y se dieron cuenta que si los humedecían, se podía liberar su dulzura y crear una papilla mucho más sabrosa que los granos mismos.

Se cree que un día, un cazador-recolector escondió su papilla para resguardarla. Cuando regresó, encontró que el cuenco desprendía un olor picante. La comió de todos modos y disfrutó de una inesperada, aunque no desagradable, sensación de sosiego. Así, de casualidad, este antepasado tropezó con la elaboración.

Esa es una posible historia de origen, pero se sabe también que nuestros antepasados aprendieron a controlar el proceso , y la cerveza tuvo un papel central en las civilizaciones de la Media Luna Fértil, tan central que el profesor Patrick McGovern, arqueólogo biomolecular de la Universidad de Pensilvania, sostiene que la cerveza, no el pan, incentivó a los cazadores-recolectores a renunciar a sus formas nómadas.

La cerveza también puede ser una prueba de un Dios que quiere que seamos felices (¿Dioniso?), porque la bebida sería redescubierta de forma independiente por pueblos de todo el mundo antiguo, incluidos los de China y América del Sur.

Uno de esos pueblos, la civilización Wari preincaica, elaboraba cerveza, específicamente chicha de molle , un componente crítico en sus ceremonias religiosas y culturales. De hecho, un estudio publicado en Sustainability sostiene que fue tan importante que la cerveza ayudó a mantener intacta la generalizada civilización Wari durante 500 años.

Elaborando capital social

Un equipo de arqueólogos del Museo Field de Historia Natural de Chicago descubrió una fábrica de cerveza en Cerro Baúl, una meseta en el sur de Perú que servía como un antiguo puesto avanzado de Wari . La fábrica de cerveza contenía equipo original, recipientes de almacenamiento de arcilla y compartimentos para moler, hervir y fermentar.

El equipo analizó estos recipientes en el lugar para descubrir los secretos del proceso de elaboración de Wari. Al eliminar pequeñas cantidades de material que se encuentran en los espacios entre la arcilla, pudieron reconstruir las moléculas de la bebida milenaria. Luego trabajaron junto a cerveceros peruanos para recrear el proceso de elaboración original.

Su análisis molecular reveló varias características clave de la cerveza: la arcilla utilizada para fabricar los vasos provenía de un sitio cercano; muchos de los ingredientes de la cerveza, como las moras molle, son resistentes a la sequía; y aunque alcohólica, la cerveza sólo se conservó durante una semana.

Estos detalles sugieren que Cerro Baúl mantuvo un suministro constante de chicha , no limitado por el comercio ni por el buen tiempo, y se convirtió en un eje central para cualquiera que deseara participar. Los Wari probablemente harían tales viajes durante los festivales y ceremonias religiosas. Las élites sociales consumían chicha en vasijas con forma de dioses y líderes Wari como parte de los rituales que daban fe de las normas sociales y una mitología y herencia culturales compartidas.

“La gente habría venido a este sitio, en estos momentos festivos, para recrear y reafirmar su afiliación con estos señores Wari y tal vez traer tributo y jurar lealtad al estado Wari”, Ryan Williams, autor principal y jefe de antropología de la Field Museum, dijo en un comunicado . “Creemos que estas instituciones de elaborar cerveza y luego servir la cerveza realmente formaron una unidad entre estas poblaciones. Mantuvieron a la gente unida”.

La civilización Wari se extendió por una vasta área de selvas tropicales y tierras altas. En una época en que las noticias viajaban a la velocidad de una llama, una geografía tan distinta y distante fácilmente podría haber fracturado a la civilización Wari en lugares competidores.

En cambio, argumentan los investigadores, estas reuniones festivas (con la ayuda de la promesa de la cerveza) fortalecieron el capital social lo suficiente como para mantener una unidad nacional saludable. Esto ayudó a que la civilización Wari perdurara desde 600 hasta 1100 EC, una carrera impresionante para una civilización histórica .

 

Unir a las personas (desde 10,000 a. C.)

Por supuesto, los Wari no fueron la primera civilización en usar la cerveza para reafirmar los lazos y mantener su tejido social. Al regresar al Creciente Fértil, los sumerios consideraban la cerveza como un sello distintivo de su civilización.

La epopeya sumeria de Gilgamesh cuenta las aventuras del héroe titular y su amigo Enkidu, un salvaje que vive en el desierto, pero una joven le presenta los caminos de la civilización. Esa orientación comienza con comida y cerveza:

Le pusieron comida delante de él, le pusieron cerveza delante.

Enkidu no sabía nada de comer pan como alimento, y de beber cerveza no le habían enseñado.

La joven habló Enkidu, diciendo:

” Come la comida, Enkidu , es la forma en que uno vive. Beba la cerveza, como es la costumbre de la tierra”

Enkidu comió la comida hasta que fue saciada, bebió la cerveza – jarras de siete – y se convirtió expansiva.

Y cantó de alegría. Estaba eufórico y su cara brillaba

“Se mojó su cuerpo peludo con agua y se frotó con aceite, y se convirtió en un humano “.

Tom Standage, quien relata esta escena en su Historia del mundo en 6 vasos , escribe: “Los mesopotámicos consideraban el consumo de pan y cerveza como una de las cosas que los distinguía de los salvajes y los hacía completamente humanos”. Estos productos básicos civilizados no solo demarcaron su vida ordenada de la de los cazadores-recolectores, sino que también desempeñaron un papel clave en la mitología unificadora de su cultura.

Además, señala Standage, la iconografía sumeria a menudo muestra a dos personas bebiendo de frascos hasta la cintura a través de pajitas de caña. Las primeras cervezas se consumían de manera similar porque las limitaciones tecnológicas impedían hornear vasos individuales o filtrar la bebida. Pero los sumerios tenían las habilidades de alfarería para hacer tales tazas y filtrar la escoria. El hecho de que mantuvieran la tradición sugiere que valoraban la camaradería traída por la experiencia, un signo de hospitalidad comunitaria y parentesco.

De manera similar, los griegos usaban el alcohol como un medio para mantener las relaciones sociales y políticas, aunque su bebida preferida era el vino.

Durante los simposios, los hombres griegos de clase alta se reunían para una noche de bebida, entretenimiento y vínculos sociales. En Alcohol: A history , Rod Phillips señala que los simposios eran asuntos serios en los que el arte, la política y la filosofía se discutían durante toda la noche y podían servir como ritos de iniciación para los jóvenes. (Sin embargo, en el itinerario también se pueden encontrar música y juegos para beber)

Por supuesto, se puede acumular capital social sin recurrir al alcohol en desmedida porque de lo contrario dañaría las relaciones sociales tanto como las mejora si se acompañan por el consumo medido y responsable

De la misma manersa, en el  17º siglo, los cafés de Londres estimulaban la mente de los pensadores con sus bebidas con cafeína reuniendo a personas de diferentes orígenes y experiencia, unificándolas en su búsqueda de ideas y verdades. Así, los cafés pueden verse como los viveros de la Ilustración.

 

Reaprendiendo lecciones antiguas

Los arqueólogos del Field Museum esperan que su investigación pueda ayudar a recordar la importancia que tienen las instituciones sociales y las prácticas culturales en la creación de nuestros vínculos comunes

“Esta investigación es importante porque nos ayuda a comprender cómo las instituciones crean los lazos que unen a personas de grupos muy diversos y antecedentes muy diferentes”, dijo Williams. “Sin ellos, las grandes entidades políticas comienzan a fragmentarse y a dividirse en cosas mucho más pequeñas. Necesitamos comprender las construcciones sociales que sustentan estas características unificadoras si queremos poder mantener la unidad política en la sociedad “.

Entonces, tome una cerveza, un café o un té, pasen un tiempo juntos y levanten un vaso para brindar!

Nota: Este artículo usa “cerveza” para describir cualquier bebida alcohólica a base de granos. Hoy en día, tendemos a pensar en la cerveza como malta fermentada con sabor a lúpulo, pero el lúpulo no se convirtió en parte del proceso de elaboración de la cerveza hasta alrededor del 1200 d.C. Como señala Phillips, los historiadores usan el término de manera mucho más amplia / Fuente : nota de Kevin Dickinson / #roberbenedetto

TODO SOBRE LA CERVEZAhttps://lnkd.in/dtJCgFz

MARCAS ICÓNICAS DE CERVEZAShttps://lnkd.in/gxJgNDX

 

También te podría interesar: El gozo de tomar una buena cerveza